fbpx

Cambios en comportamiento después de un ACV

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Los cambios de comportamiento después de un accidente cerebrovascular son comunes, esperados y tratables. Los sobrevivientes de un accidente cerebrovascular generalmente pasarán por cambios de humor, depresión, frustración y ansiedad, entre otros. Tener un ACV es traumático y nuestros cuerpos y mentes reaccionan a ese trauma. Los sobrevivientes de un ACV y los cuidadores deben estar al tanto de estos cambios de comportamiento y buscar el apoyo de profesionales médicos, psicólogos o terapeutas cuando sea necesario.

El bienestar mental es esencial para una recuperación constante y progresiva. Buscar el apoyo de profesionales médicos si es necesario es muy importante, y si usted o un ser querido está sufriendo algún cambio de comportamiento, le recomendamos que se comunique con su médico para obtener orientación y consejos que le puedan servir.

Depresión y duelo

Uno de los desafíos más comunes que afectan a los sobrevivientes de un accidente cerebrovascular es sufrir depresión y duelo. El evento traumático de sobrevivir un ACV afecta nuestro bienestar mental y los sobrevivientes a menudo experimentan depresión, que a veces dura años después del ACV. La depresión es manejable y tratable, por lo que alentamos a los sobrevivientes y cuidadores a que sean conscientes de los signos de depresión y busquen apoyo cuando sea apropiado. Los signos de depresión son:

  • Pérdida de apetito o comer en exceso
  • Retraerse de situaciones sociales o actividades agradables
  • Dormir más de lo habitual, o tener insomnio
  • Pérdida de interés o descuido
  • Ansiedad o estrés excesivo
  • Tristeza persistente o sentimientos de inutilidad

La depresión es manejable y tratable. Si usted o un ser querido está sufriendo signos de depresión, comuníquese con su médico o con Mental Health America para obtener apoyo y orientación.

Sentir que está pasando por un proceso de duelo también puede ser común para los sobrevivientes de un accidente cerebrovascular. Un ACV te cambia la vida y, a veces, puede sentirse como si fuera una persona totalmente diferente. Es importante darse tiempo para llorar y procesar estos cambios en su vida, sea honesto con sus sentimientos y reconozca que está bien sentir que ha perdido algo.

Frustración e irritabilidad

Perder la capacidad de hablar, comer, escribir, caminar o hacer cualquier cosa por sí mismo puede ser increíblemente frustrante. El camino hacia la recuperación es largo y tedioso, y es común que los sobrevivientes de un accidente cerebrovascular experimenten frustración e irritabilidad durante este tiempo.

La mejor manera de manejar el frustrante camino hacia la recuperación es establecer metas pequeñas y alcanzables que lo motiven a seguir adelante. Estos son algunos de nuestros consejos:

  • No importa cómo se vea su recuperación, establezca pequeñas metas semanales para usted. Escríbalos en una hoja de papel y márquelos una vez que los haya logrado. Al final del mes, verá cuánto ha progresado.
  • Háblelo: la frustración empeora si la mantenemos adentro. Ya sea un amigo o un familiar, un médico o un vecino, a veces simplemente decir «Me siento frustrado/Me frustra cuando __» puede ayudar a aliviar esos sentimientos.
  • Comuníquese con otros sobrevivientes de ACV en grupos comunitarios locales o foros en línea como grupos de Facebook. Tal vez lo hayan pasado y tengan algunos consejos útiles, o tal vez estén sintiendo lo que tú sientes y también necesiten hablar con alguien que los comprenda.

Ansiedad

Es normal estar estresado después de un accidente cerebrovascular. Los problemas financieros, la dinámica familiar y su recuperación son cosas válidas e importantes de las que preocuparse. Pero dejar que estas preocupaciones le afecten demasiado puede afectar negativamente su bienestar mental y su recuperación. La ansiedad puede conducir a la depresión, por lo que es importante vigilar sus preocupaciones y buscar apoyo que lo ayude a manejarlas.

Algunos de nuestros consejos para manejar la ansiedad y el estrés son:

  • Ponga sus preocupaciones en papel. Su cerebro está trabajando mucho para ayudarlo a recuperarse, y tener que pensar constantemente en las preocupaciones requiere mucha energía. Anotar lo que le molesta o le preocupa puede aliviar parte del estrés y ayudarlo a ser más productivo durante el día.
  • Comience su día con un pensamiento positivo. ¿Le gustó el café que se tomó esta mañana o durmió bien por la noche? ¡Eso es bueno! Comenzar el día con algo positivo lo ayudará a tener una mentalidad positiva para enfrentar los desafíos del día.
  • Busque el apoyo de su aldea. Amigos, familiares, vecinos, compañeros de trabajo e incluso el empleado de la tienda, todos están dispuestos a ayudar; déjeles saber cómo. Ya sea que necesite que alguien recoja algunas cosas en la tienda o necesite que un vecino lo lleve a una cita con el médico, está bien pedir ayuda.

Los cambios de humor o comportamiento son esperados, manejables y tratables. Sobrevivir un ACV no es fácil y el camino hacia la recuperación puede ser difícil, pero existen personas, recursos y herramientas para ayudarlo a usted y a sus cuidadores a tener las mejores posibilidades de recuperación.

RELATED ARTICLES