fbpx

Factores de riesgo

Como ocurre con la mayoría de las enfermedades, existen elementos de riesgo que podemos controlar o sobre los que podemos hacer algo y otros sobre los que simplemente no podemos hacer nada. A continuación, encontrarás información sobre los factores de riesgo inherentes, lo que significa que todos los tenemos, y los factores de riesgo que puede controlar para prevenir un ACV.

Factores de riesgo que no controlamos

Los hombres y mujeres mayores de 65 años tienen un mayor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular , sin embargo, cualquier persona, de cualquier edad, puede sufrir un ACV.

Las mujeres tienen un mayor riesgo que los hombres de sufrir un ACV, la mayor parte relacionado con cambios hormonales durante el embarazo, el uso de anticonceptivos o el tratamiento para la menopausia.

Los afroamericanos, los nativos americanos y los hispanos tienen más probabilidades de sufrir un ACV debido a su mayor riesgo de enfermedades como presión arterial alta, colesterol alto, diabetes y otras.

La genética juega un papel importante para determinar si tiene un mayor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular o no. Existen ciertas mutaciones genéticas que pueden transmitirse y ponerlo en mayor riesgo de sufrir un ACV.

1 de cada 4 personas que han sufrido un ACV lo han tenido antes. Aquellos que han tenido un ataque cardíaco anteriormente también tienen un mayor riesgo.

Factores de riesgo que podemos controlar

Llevar una dieta equilibrada y hacer ejercicio con regularidad es muy importante cuando se trata de reducir el riesgo de accidente cerebrovascular. Esta combinación de dieta y movimiento regular reducirá sus probabilidades de tener presión arterial alta, colesterol alto, diabetes y evitará cosas como la obesidad y las enfermedades cardíacas.

Beber en exceso puede tener un impacto significativo en su riesgo de accidente cerebrovascular, ya que puede elevar la presión arterial y los niveles de triglicéridos, lo que puede provocar la acumulación de grasa en las arterias.

El consumo regular de tabaco afectará la capacidad de su cuerpo para transportar niveles normales de oxígeno en la sangre, dañar los vasos sanguíneos y elevar su presión arterial.

Los estilos de vida sedentarios son ahora más comunes que nunca. Tener un trabajo de oficina significa no moverse durante horas, e incluso si tenemos trabajos físicamente exigentes, todo lo que queremos hacer cuando llegamos a casa es sentarnos en el sofá. Durante un largo período de tiempo, esto puede dificultar aún más la gestión de otros factores de riesgo.

La presión arterial alta y el colesterol alto son dos cuestiones que pueden no parecernos obvias hasta que nos controlemos la presión arterial o nos hagamos análisis de sangre. Asegúrese de controlar su presión arterial de vez en cuando y, si está alta, hable con su médico sobre las opciones que tiene para tratarla.

Nuestros cuerpos producen colesterol de forma natural, pero tener una dieta poco saludable y alta en colesterol puede obstruir nuestras arterias y causar una variedad de problemas. Su médico podrá realizar análisis de sangre para verificar el colesterol y brindarle opciones de tratamiento.

Hay ciertas enfermedades cardíacas que provocan la acumulación de placa en las arterias, lo que restringe el flujo adecuado de sangre oxigenada al cerebro, mientras que otras enfermedades cardíacas aumentan la posibilidad de desarrollar un coágulo de sangre que puede causar un accidente cerebrovascular.

La diabetes es una enfermedad en la que su cuerpo no produce suficiente insulina o no la procesa como debería, lo que hace que el azúcar se acumule en su cuerpo.

Estas afecciones se pueden prevenir y tratar; es importante que hable con su médico sobre cómo reducir el riesgo de estas afecciones y / o tratarlas si las está experimentando actualmente.

Para leer más sobre el riesgo de accidente cerebrovascular, visite el sitio web de Mayo Clinic.

Ser consciente de los síntomas de un ACV y actuar rápido puede salvar la vida de alguien y afectar la forma en que se recuperará del accidente cerebrovascular.

Hay tres tipos principales de accidente cerebrovascular: isquémico, hemorrágico y AIT; cada uno de ellos requiere diferentes  terapias de recuperación.

Conozce los factores que podemos controlar y que tienen que ver con nuestro estilo de vida y ciertas enfermedades que se pueden prevenir y tratar.